Emprendimiento social desde las ONGs

La literatura actual en el ámbito del liderazgo y estrategia de las ONGs está plagada de análisis que suelen comenzar más o menos igual, seguro que lo ha leído repetidamente con algo así… “dados los cambios profundos y la situación de crisis, en un ambiente altamente competitivo y con una escasez de recursos… más le vale emprender o innovar si quiere sobrevivir…”mariposa

Pero ser una ONG emprendedora no es una cuestión  puntual para conseguir recursos, más bien a nosotros nos parece una actitud y competencia imprescindible para seguir en la vanguardia de la resolución de necesidades sociales. Las ONGs emprendedoras son las que provocan cambios, las que aportan soluciones nuevas, las que detectan nuevas necesidades y diseñan nuevas soluciones, las que involucran y suman… la mayoría de las ONGs han nacido de ese impulso emprendedor, pero muchas de ellas, lo han perdido con el tiempo. Y como en el famoso libro Quien se ha llevado mi queso (si les interesa hicimos una reflexión versión ONGs) se han quedado en parálisis ante el nuevo entorno.

¿Qué significa ser una ONG emprendedora? Y lo más importante, ¿Qué puedo hacer para serlo?

Ser una entidad social emprendedora no es una definición, es una acción, es desarrollar un conjunto de acciones que suponen:

  • Reconocimiento de oportunidades de mejora de las necesidades y problemas sociales
  • Definición y concreción de qué actividades realizar para resolver esta necesidad
  • Creación de valor respecto a otras iniciativas y propuestas
  • Superación de resistencias y obstáculos
  • Consecución de recursos económicos, materiales y personales para poner en marcha la iniciativa
  • Hacerlo, hacerlo, hacerlo y aprender con ello para hacerlo de nuevo y otra vez mejor

¿Cómo empezar? Tenga claro que si en su ONG no se mueve una coma es porque la cultura, el entorno, la dirección y las expectativas del grupo están en lo que denomina Hisrich el método de no emprender: su trabajo consiste en seguir las instrucciones; no cometer errores; no hacer nada si no se han dado instrucciones; permanecer en el lugar y tareas asignadas y proteger tu retaguardia.

Si es usted directivo/a de una ONG le propongo 5 cosas que puede comenzar a hacer desde hoy mismo, y que verá que en un tiempo prudente obtendrá excelentes resultados:

1) Apoyo de la dirección para emprender, no con palmaditas, si no con recursos temporales, con espacio de trabajo, recursos económicos y confianza en el proceso emprendedor.

2) Libertad en el trabajo (sin libertinaje), que los profesionales tenga espacio de control de su actividad, que puedan usar y mejorar los recursos que utilizan, que puedan hacer cosas diferentes y generar espacios para que se evalúen y compartan los resultados (lo siento por los procesos de calidad, que son burocracias muchas veces asfixiantes). Y ello implica, sí, tolerar errores, que son imprescindibles para mejorar.

3) Recompensas basadas en la acción, en el rendimiento y en las personas que aportan ideas y propuestas y se enfrentan a nuevos retos. Sea cual sea el resultado, se premia principalmente el esfuerzo. ¿Cuántas veces reciben la recompensa los que pasan desapercibidos o los que son sumisos con la dirección?

4) Tiempo disponible para innovar, para el aprendizaje, para incorporar nuevos procedimientos., cantidad de ONGs le niegan a sus trabajadores hacer formación (incluso bonificada, a coste cero) especializada, para que “no pierda tiempo”

5) Limitaciones organizacionales, resultados esperados pro la organización, limites éticos y de valores internos, en definitiva, profundizar en la misión, no se trata solo de emprender, sino de hacerlo en la dirección adecuada.

La dirección de la ONG puede igualmente formular iniciativas que supongan un impulso para el emprendimiento, en este sentido, dos ideas a proponer:

 

En primer lugar, es imprescindible una renovación estratégica, pensar y repensar la organización, iniciativas de cambio dentro de la organización lideradas por el órgano directivo.. ya saben, si hacen siempre lo mismo, obtendrán el mismo resultado

 

En segundo lugar, puede buscar alianzas con otras personas y organizaciones y personas que le aporten lo que le falta a su ONG: venturing corporativo… creación de negocio nuevos e independientes bien con la participación exclusiva de tu ONG (lo que se llaman en empresa spin-off) bien en alianza con otras entidades (join-venture)… redes, federaciones e incluso fusiones (se crean muy interesantes economías de escala, ser pequeño a veces no te permite sobrevivir)…

 

¿Cuándo fue la última vez que tu entidad promovió algo nuevo que no fuese más de lo mismo? ¿Repites los mismos proyectos año a año? ¿alguna propuesta se convierte en realidad o estáis en “la parálisis del análisis”, o peor aún, en “qué bonito sería sí…”? A lo mejor necesitáis cambiar la conversación, dejar de hablar de vosotros mismos y comenzar a avanzar en un enfoque emprendedor.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Liderazgo e Innovación y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s