Fundraising, crecer y madurar. 10 preguntas para comenzar a conocernos

arbolSe denomina fundraising a las estrategias y técnicas que despliegan las organizaciones no lucrativas para disponer de los recursos necesarios para cumplir con sus fines sociales. Aunque el principal objetivo que se define es captar fondos, en realidad el fundraising es una herramienta mucho más potente y amplia que permite realizar un análisis y proponer mejoras a nivel interno y externo.

Plantearse como organización acudir a financiadores supone, en primer lugar, mirarse a uno mismo. Igual que cuando acudimos a una entrevista de personal o a una cita amorosa queremos ofrecer lo mejor de nosotros, tendremos que saber responder a qué es lo que nos hace interesantes, especiales, merecedores de la atención:

1) ¿Cuáles son nuestros fines sociales? ¿Están vigentes? ¿Lo que hacemos es coherente con estos fines?

2) ¿Cuál es el resultado de lo que hacemos? ¿Qué impacto social tiene en nuestro barrio, pueblo, comarca, ciudad?

3) ¿Cuál es nuestro apoyo social? ¿Cuántos socios y socias tenemos? ¿Qué aceptación tienen nuestras propuestas en el colectivo que atendemos?

En un segundo nivel, tendremos que preguntarnos que nos vamos a poner para la ocasión. Recuerda que lo que no se conoce no existe. Cómo conseguimos que aquello que nos caracteriza, nuestra esencia, la conozcan los demás:

4) ¿Con qué imagen y recursos visuales nos reconocen los demás? ¿Cuál es nuestra identidad visual? ¿Se corresponde con lo que somos y los valores que queremos transmitir?

5) ¿Cómo podemos comunicarnos de forma eficaz? ¿Explicamos bien la importancia de nuestros fines sociales, sensibilizamos sobre la realidad que queremos contribuir a resolver?

6) ¿Qué uso hacemos de las nuevas tecnologías? ¿Cómo podemos convertir la red en nuestra aliada?

En tercer lugar, generaremos los cauces para que aquellas personas, empresas e instituciones a las que podamos interesar sepan cómo y para qué colaboran:

7) ¿Qué iniciativas podemos desarrollar para conseguir fondos? ¿Qué campañas? ¿Qué mensajes? ¿En qué momentos? ¿Cómo hacemos a los financiadores partícipes? ¿Qué personas de nuestra organización van a participar en el esfuerzo que tenemos que llevar a cabo?

8) ¿Cuánto pedimos? ¿Cómo lo recaudamos? ¿Quién controla y administra de forma adecuada los fondos recibidos?

9) ¿Cómo explicamos que uso hemos dado al dinero? ¿A quién?

Y por último, valoraremos y evaluaremos qué hemos conseguido y a donde nos ha llevado nuestra propuesta:

10) ¿Hemos conseguido los objetivos planteados? ¿Qué hemos hecho bien? ¿Qué tenemos que mejorar? ¿Cómo lo podemos hacer mejor?

Y vuelta a empezar. Desde nuestra perspectiva todo el proceso es necesario. Muchas iniciativas de captación de fondos naufragan porque comienzan en el punto 7) y se limitan a diseñar campañas para conseguir dinero, que raramente llega si lo anterior no es coherente.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Liderazgo e Innovación y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s